A+ R A-

Obituario: Osama bin Laden (1957-2011)

E-mail Print PDF

Osama bin Laden nació el 10 de marzo de 1957 en Riyad, hijo de Mohammed bin Awad bin Laden, un multimillonario saudí de origen yemení con estrechos vínculos con la familia real saudí, y asesinado en Abbottabad, Pakistán, el 2 de mayo de 2011, un asesinato selectivo dirigido por la CIA.

Ocupaba el puesto 17 de 52 hermanos, el único hijo de la décima esposa de Mohammed bin Laden, la bella siria Alia Ghanem, de la que Mohammed se divorció poco después del nacimiento de Osama. Ella se volvió a casar y Osama se crió con su madre, su padrastro y sus cuatro hijos. Estudió economía y administración de empresas en el King Abdulaziz University y escribió poesía, heredó una suma de 300 millones de dólares en 1967, y tuvo cuatro esposas y 24 hijos.

Un wahabita devoto, que saltó a la fama rápidamente después de la ocupación de Afganistán por las tropas soviéticas en 1979, cuando el presidente de EE.UU. Jimmy Carter autorizó la financiación de los muyahidines en Afganistán y Pakistán y el presidente Ronald Reagan lanzó su guerra contra el “imperio del mal”, con una Unión Soviética ya decadente, en 1981. El joven carismático, de 22 años de edad, Osama bin Laden, se unió a lo que inicialmente ignoraba era una yihad patrocinada por Estados Unidos, siguiendo después su propia agenda para liberar las tierras musulmanas de la ocupación extranjera, contratando a 4.000 voluntarios de su propio país.

En 1984, bin Laden se estableció en Maktab al-Khadamat, desde donde se canalizó el dinero (incluyendo gran parte de su propia herencia), las armas y los combatientes musulmanes de todo el mundo árabe en la guerra de Afganistán. EE.UU. canaliza fondos y armas a través de Inter-Servicios de Inteligencia de Pakistán, e insiste en que la CIA “no tenían relación directa con bin Laden,” a pesar de elogios frecuentes de Reagan hacia los muyahidines como “luchadores por la libertad” de Afganistán, fue tan lejos como para alojarle en la Casa Blanca en 1983.

Tras la retirada de la Unión Soviética de Afganistán en febrero de 1989, Osama bin Laden regresó a su patria en 1990, aclamado en los medios saudíes como un héroe de la yihad, que junto con su legión árabe “había humillado a la poderosa superpotencia” de la Unión Soviética Unión. Sin embargo, la invasión iraquí de Kuwait en 1990 y el republicanismo pan-árabista de Saddam Hussein pronto puso a la monarquía saudita en una situación de riesgo, y bin Laden ofreció al rey Fahd sus combatientes muyahidines para proteger el reino, advirtiéndole de que no dependiera de tropas no musulmanas. Bin Laden creía que la presencia de tropas extranjeras en la “tierra de las dos mezquitas” (La Meca y Medina) profanaban el suelo sagrado, y cuando el rey Fahd permitió a los EE.UU la llegada de 300.000 soldados para lanzar su invasión de Irak desde suelo saudí, bin Laden se volvió en contra de la monarquía y huyó al exilio en Sudán, en 1992.

Se le atribuye la fundación de Al-Qaeda en 1988, ocupándose inicialmente en la retirada de los soviéticos de Afganistán, para después tratar de expulsar de los países musulmanes – incluyendo Arabia Saudita – a toda ocupación imperialista. Como tal, fue reconocido como el cerebro de los ataques terroristas contra objetivos occidentales desde la década de 1990 en adelante, culminando con la destrucción del World Trade Center el 11 de septiembre de 2001 (lo que bin Laden niega haber llevado a cabo). En el momento de su muerte, fue acusado por cargos de terrorismo en aplicación de la ley en Nueva York (1998), Trípoli, Libia (1998) y Madrid (2004).

La relación entre el gobierno de los EE.UU. y bin Laden y Al-Qaeda sigue siendo en gran medida un enigma, y ​​con el asesinato de Bin Laden por los estadounidenses, es probable que siga siéndolo. Los grandes atentados terroristas de la década de 1990 no se asociaron con bin Laden, quien se marchó a Afganistán desde Sudán en 1996, después de que Bill Clinton rechazase la oferta de extraditarlo. En cambio, Clinton destruyó una planta farmacéutica en Sudán y, un año más tarde, lanzó un par de bombas en un valle remoto de Afganistán, donde se rumoreaba que bin Laden estaba entrenando a sus yihadistas. Las Torres Khobar en Arabia Saudita fueron bombardeadas en 1996, y en 1997 se produjo la matanza en Luxor de 62 egipcios y turistas y, en 1998, estallaron los coches bomba colocados junto a las embajadas de EE.UU. en Kenia y Tanzania. Todo esto mientras bin Laden se encontraba en un régimen de incomunicación en las montañas de Afganistán, en el interior de una cueva.

Después del 11 de septiembre, el presidente de EE.UU., George W Bush, como Clinton había hecho antes, se negó a negociar con los talibanes sobre bin Laden (los talibanes se ofrecieron a extraditarlo a un tercer país para garantizar una investigación y juicio imparcial), y lanzó en cambio una guerra a gran escala contra una nación entera. En cintas de vídeo posteriores aparece bin Laden, donde reconoce tardíamente el planeamiento de los atentados del 11 de septiembre, lo que da cuenta tanto de la veracidad de esos vídeos como de su participación en los sucesos del 11 de septiembre. Las pruebas contra el hombre que se encuentra en una cueva en Afganistán como autor intelectual del atentado del 11 de septiembre, es desmentida por el testimonio convincente de destacadas figuras públicas y por científicos,, señalando que el informe de la Comisión del 11 de Septiembre lo que hace es un encubrimiento de los sucesos.

El uso de Osama Bin Laden por las facciones liberales y neoconservadoras de los EE.UU. y su negativa a acabar con el mito de Bin Laden sólo se puede explicar de una manera: bin Laden tenía un papel útil para los planes imperiales de invadir Afganistán y después Irak, y le valía más como un espectro – para luchar en cualquier lugar a su antojo en una nebulosa “guerra contra el terror” – que como un prisionero con hechos potencialmente comprometedores que revelar.

Este capítulo de la política de EE.UU finalizó en las primeras horas del 2 de mayo, cuando las fuerzas especiales de EE.UU. lanzaron un asalto con helicópteros en Abbottabad, 50 km al noreste de Islamabad, donde se encuentra la principal institución de formación militar del país, la Academia Militar de Pakistán. Según Wikileaks, la CIA sabía sobre el paradero de bin Laden desde 2005 – o por lo menos desde el pasado mes de agosto- y como fueron los casos de Clinton y Bush con anterioridad, Obama no hizo ningún intento de capturarlo con vida, mientras que sus captores le dispararon en la cabeza.

Bin Laden fue asesinado junto con su hijo, sus restos llevados sus restos en helicóptero y arrojados a 1100 kilómetros de distancia en el mar, a despecho de la costumbre islámica. Mientras que el segundo al mando después de bin Laden, Ayman Al-Zawahiri, de origen egipcio, sigue prófugo y presumiblemente es el jefe de facto de Al-Qaeda.

El asesinato, en lugar de la captura, en lo que Obama, aparentemente sin ironía, llama “un asesino en masa de los musulmanes”, mantiene la verdad oculta detrás del espectro y sigue siendo un enigma. La demora sólo puede ser vista como un calculado – la versión de Obama de la “sorpresa de octubre”- escenario dramático para aumentar las posibilidades presidenciales en las próximas elecciones. La decisión de poner fin a este espectro de una vez por todas también sugiere que los planes de EE.UU. para Afganistán están entrando en una nueva etapa.

El asesinato recuerda la operación para matar a Ernesto Che Guevara, capturado y ejecutado de inmediato por las tropas del gobierno respaldadas por la CIA en Bolivia, en 1967. Su cuerpo fue llevado en helicóptero a una distancia similar, a una tumba anónima, en un vano intento de enterrar su legado de esperanza.

El terror indiscriminado de Al-Qaeda contra la población civil como parte del esfuerzo para liberar las tierras musulmanas fue un error, matando a chiitas y sunitas en Irak, lo que socavó a sus rivales religiosos, como Hezbolá, Hamás y laicos, como Saddam Hussein y Moammar Gaddafi, dando lugar a represalias severas contra los musulmanes en los Balcanes y Chechenia, curiosamente dejando ileso a Israel. Los recuerdos de este trágico período de la historia del Islam no serán llorados.

Sin embargo, al igual que Guevara, bin Laden murió con honor, luchando contra los invasores. Al igual que Guevara, ha entrado en el reino de los mártires, símbolo de la resistencia islámica a todas las formas de ocupación del mundo musulmán, tanto comunista e imperialista, y seguirá inspirando a los musulmanes enfurecidos por las acciones de los que intentan imponer un estilo de vida occidental en relación con sus colaboradores musulmanes.

Oh, Abbottabad, del que partimos ahora

A su belleza natural me inclino

Tal vez el sonido de sus vientos no llegue a mis oídos

Mi regalo para ti son estas tristes lágrimas

Me despido de vosotros con el corazón encogido

Nunca olvidaré los recuerdos de mi mente.

Mayor Jame Abbot (1861)

http://noticiasdeabajo.wordpress.com/2011/05/06/obituario-osama-bin-laden-1957-2011/

Search

Connect with Eric Walberg



Eric's latest book The Canada Israel Nexus is available here http://www.claritypress.com/WalbergIV.html



'Connect with Eric on Facebook or Twitter'

Canadian Eric Walberg is known worldwide as a journalist specializing in the Middle East, Central Asia and Russia. A graduate of University of Toronto and Cambridge in economics, he has been writing on East-West relations since the 1980s.

He has lived in both the Soviet Union and Russia, and then Uzbekistan, as a UN adviser, writer, translator and lecturer. Presently a writer for the foremost Cairo newspaper, Al Ahram, he is also a regular contributor to Counterpunch, Dissident Voice, Global Research, Al-Jazeerah and Turkish Weekly, and is a commentator on Voice of the Cape radio.

From other languages

Purchase Eric Walberg's Books



Eric's latest book The Canada Israel Nexus is available here http://www.claritypress.com/WalbergIV.html